Nuestras candidatas

*In-person community outreach took place before quarantine regulations.

Elisha Crader

k5WOzw-C_400x400.jpg

Elisha nació y se crió en Hayward. Ella es el producto del sistema de escuelas públicas de Hayward, de las personas influyentes de la comunidad de Hayward, de las vivienda en Hayward, de los recursos de Hayward y la comunidad de Hayward en su conjunto. Ella cree en el poder de la movilización de base y la lucha por un verdadero poder comunitario. Elisha se postula para el Concejo Municipal de Hayward porque los residentes de Hayward necesitan representantes que pongan sus intereses en primer lugar. Se dedica a servir a su comunidad como aliada en la lucha por la justicia en todos los frentes.

Después de graduarse de Mt. Eden High School, Elisha asistió a UC Santa Barbara. Fue cuando Elisha estaba en Santa Bárbara, visitando su casa solo durante las vacaciones, que comenzó a ver cambios en su comunidad. Los efectos de la gentrificación y la crisis de la vivienda se estaban volviendo innegables.

En 2016, después de ver la necesidad de un cambio en su comunidad e inspirada por el aumento de los movimientos de base provocados por las elecciones de 2016, Elisha decidió cambiar su especialidad a Historia de las políticas públicas. Siempre sabiendo que buscaba una educación superior con la intención de regresar a su comunidad para servir a los más necesitados, Elisha no sabía cómo lograría sus metas inicialmente. No fue hasta que se dio cuenta del poder de las políticas para proteger los derechos de los más marginados, especialmente en el gobierno local, que Elisha supo dónde estaba su pasión.

Desde que se graduó, Elisha ha trabajado como defensora del derecho a la vivienda en el Centro Legal de la Raza, sirviendo a inquilinos de bajos ingresos en East Bay. Fue a través de este trabajo que Elisha aprendió rápidamente que, a diferencia de las ciudades vecinas de Hayward tales como Oakland, Richmond y Berkeley, Hayward carecía de protecciones básicas para los inquilinos y estaba permitiendo que su propia comunidad enfrentara el desplazamiento. Frustrada por la falta de Causa Justa y protecciones de control de alquileres en su ciudad natal, Elisha comenzó a preguntarse por qué Hayward aún no había adoptado nuevas políticas para proteger a sus amigos, familiares y a la comunidad en general. La necesidad de cambio fue más evidente que nunca.

E6.JPG

Elisha comenzó a asistir a las reuniones del consejo de la ciudad donde vio que otros defensores y miembros de la comunidad se habían estado organizando para estos cambios todo el tiempo. Era el consejo el que no actuaba. Fue al ver la dedicación incansable de sus compañeros de la comunidad en estas reuniones, las cuales fueron constantemente recibidas con una falta de acción urgente por parte de los representantes de la comunidad que  Elisha comenzó a cuestionar ese status quo. Elisha pronto se unió a su comunidad para abogar por los cambios claros que se necesitaban.

En una de estas reuniones del consejo, Lacei se acercó a Elisha, a quien reconoció como una activista de Hayward y organizadora de base. Lacei le presentó a Elisha la idea de no tener que suplicar más a los representantes por un cambio en nuestra comunidad, sino crear poder comunitario y satisfacer las demandas de la comunidad. Juntas discutieron las luchas por la justicia que los residentes y organizadores de Hayward habían estado exigiendo de su consejo durante mucho tiempo.

Elisha ahora se postula porque cree que una comunidad sabe lo que es mejor para sí misma. Ella cree que la justicia y la equidad se pueden lograr reconociendo y uniéndose al trabajo que ya se está haciendo en la comunidad. Trabajará en la lucha por la justicia en la vivienda, la justicia económica, la responsabilidad policial, los derechos de los inmigrantes y mucho más.

Elisha se postula para el Concejo Municipal de Hayward porque su hogar está hecho de personas que ella valora y ya no puede ver a los miembros del Concejo ignorar las súplicas de la comunidad por los derechos básicos porque están cegados por los intereses corporativos.

Lacei Amodei & Elisha Crader Hayward City Council

Lacei Amodei

DJI_20200614_202155_241_edited.png

Lacei es organizadora comunitaria, defensora de la justicia de vivienda, madre, inquilina y aspirante a abogada. Ella se postula para el Concejo Municipal de Hayward porque los residentes de Hayward merecen la representación de aquellos que conocen sus historias y que también han vivido su lucha. Lacei está luchando por construir una comunidad que sea para todos los residentes de Hayward. Como muchos residentes de Hayward, Lacei ha estado luchando para garantizar la seguridad económica para ella y su familia. Como madre soltera, ha luchado duro para lidiar con las demandas de cuidado infantil inaccesible, viviendas caras, deudas por préstamos estudiantiles e inseguridad económica.

También ve las promesas que ofrece Hayward y está decidida a convertirla en una ciudad más inclusiva y justa para vivir y formar una familia. Trabajó como camarera y barista para mantenerse a sí misma y a su pequeña hija mientras completaba su licenciatura en la Universidad Estatal de San Francisco. Más tarde trabajó como asistente legal en organizaciones de servicios legales sin fines de lucro que atienden a clientes de bajos ingresos.

 

En 2016, como muchos que vieron la futura administración de Trump como un ataque directo a la democracia, Lacei se involucró en la organización de la comunidad local como una forma de resistencia. Entendiendo que sus propias luchas eran las mismas luchas de sus vecinos, las familias trabajadoras de Hayward, Lacei vio la necesidad de continuar la lucha por una sociedad más inclusiva, justa y democrática comenzando dentro de su propia comunidad. Este trabajo también estaba relacionado con su trabajo como asistente legal, brindando defensa de desalojo a inquilinos de bajos ingresos. Allí, vio de cerca los efectos de la crisis de la vivienda, la falta de viviendas asequibles y la ausencia de leyes de protección al inquilino. En las luchas y desafíos de su cliente, Lacei también vio los suyos.

IMG_2401.jpg

Lacei y sus compañeros activistas inicialmente centraron su defensa en pedir a los miembros del Concejo Municipal electos (la mayoría que habían ocupado el cargo durante años) que ayudaran a las familias trabajadoras ofreciendo protecciones básicas como limitaciones sobre aumentos de alquiler irrazonables. Primero pensaron que podían trabajar con estos funcionarios electos, ya que muchos hicieron declaraciones públicas afirmando su apoyo a los inquilinos y otras familias trabajadoras. Lamentablemente, muchos de estos mismos miembros del consejo resultaron estar en oposición, ya que habían formado relaciones con los grupos de oposición de bienes raíces y regularmente aceptaban contribuciones de campaña de estos grupos. Después de años de organización comunitaria, presión política e interminables horas de arduo trabajo por parte de los residentes, estos concejales actuaron de mala gana. El Consejo finalmente promulgó una reforma a las leyes de protección de inquilinos que trajo consigo más protecciones necesarias para inquilinos y familias trabajadoras, pero con años de retraso para quienes ya se vieron obligados a salir de nuestra comunidad. Además, las leyes implementadas fueron influenciadas por los intereses inmobiliarios, lo que debilitó enormemente las leyes de protección al inquilino.

Durante esta pelea, Lacei siguió preguntándose en qué podría llegar a ser nuestra comunidad si nuestros líderes electos no estuvieran bajo la influencia de poderosos grupos de intereses corporativos y, en cambio, fueran campeones sin complejos de los intereses de las familias trabajadoras, siendo pioneros audazmente en cambios de políticas progresistas. Políticas progresistas como: control de alquileres, prioridad para el desarrollo de viviendas asequibles, apoyo a la creación de fideicomisos de tierras comunitarias y proyectos de vivienda social, aumento del salario mínimo a $15, la lucha por los derechos de los inmigrantes y fortalecimiento de las leyes de ciudades santuario, inversión para la ciudad sin desplazamientos ni gentrificación, y proporcionar asistencia financiera para cubrir los gastos de cuidado de los niños.

 

Lacei se postula ahora porque cree que los residentes de Hayward merecen la representación de aquellos que conocen sus historias, de quien viven lo que ellos están viviendo y que están dispuestos a luchar por un cambio transformador para todos los residentes, no solo para los pocos que cuentan con recursos o están bien conectados.